Saltar al contenido

Mejores hervidores de agua del 2020

Existen 5 Factores decisivos para poder elejir una tetera:

1. Capacidad de un hervidor de agua eléctrico

hervidor de agua

La capacidad es considerada por nosotros como el primer factor decisivo en la compra de una tetera eléctrica, ya que de ella dependen las posibilidades de uso del producto y, en consecuencia, su adecuación a las necesidades del usuario. La capacidad se refiere, de hecho, a la capacidad real de la cámara de cocción, o más bien de hervir, del agua que se coloca dentro de una tetera. En el mercado existen modelos con depósitos de capacidades muy diferentes (piénsese, por ejemplo, en un producto apto para uso familiar y otro calibrado para llevar una cantidad reducida de agua al punto de ebullición).

Se debe considerar la capacidad de la tetera para adquirir un producto que satisfaga las necesidades de cantidad y uso práctico del usuario. Algunas personas, de hecho, utilizan la tetera sólo para hervir agua para la preparación de té, tés de hierbas o quizás café largo (que es el uso principal para el que este aparato fue diseñado), mientras que otros también la utilizan para llevar el agua a 100 °C para hervir la pasta más rápido de lo que sucedería hirviéndola en una olla tradicional. A continuación figura una lista de las diferentes capacidades de las calderas eléctricas, con una estimación aproximada del número de personas y los tipos de uso para los que esos dispositivos son adecuados:

  • Hasta 500 ml: este rango incluye las calderas más pequeñas y también las definidas como “calderas de viaje”. Estos modelos hierven una pequeña cantidad de agua, ideal para hacer té y otras bebidas calientes para unas dos personas.
  • De 500 ml a 1,2 l: a esta gama de capacidad pertenecen las calderas medianas, que pueden ser utilizadas tanto para la preparación de bebidas como para llevar el agua a ebullición para otras cocciones en la cocina. El número de usuarios a los que puede servir esta tetera, imaginando preparar para cada uno una taza de té, es de cuatro o cinco.
  • Más de 1,3 l: este grupo incluye todos los aparatos más abundantes, que también ofrecen una capacidad de 1,7 l en total. Estas calderas son las adecuadas para el uso familiar, para aquellos que quieren hervir mayores cantidades de agua para el té y otras bebidas calientes o para usar agua lista para cocinar pasta u otros alimentos. Una tetera con una capacidad de 1,7 l, por ejemplo, puede proporcionar agua caliente adecuada para la preparación de unas 6 tazas de té.

2. Estructura y diseño de un hervidor

La estructura y el diseño de una tetera es uno de los factores más importantes a la hora de elegir el tipo de producto que se va a comprar, tanto para el uso estético como para el práctico del aparato. Por lo tanto, es importante elegir el modelo adecuado, que se adapte a los muebles de su cocina (o a cualquier otra habitación en la que desee colocar la tetera), pero también que sea capaz de garantizar un uso seguro, cómodo y sencillo, al alcance de todos.

Hay una serie de características que contribuyen a hacer más o menos apreciable el aspecto físico de una tetera: las hemos descrito para usted en los dos párrafos siguientes, donde tratamos en detalle el diseño, los materiales y la estructura real.

Materiales y diseño

Como veremos también más adelante, la elección de los materiales, a la hora de comprar una tetera, es muy importante: pueden ser principalmente plástico o alguna aleación metálica como, por ejemplo, acero inoxidable cepillado. Como los materiales varían, obviamente la robustez y la calidad del aparato cambia y, como se puede imaginar fácilmente, el rango de precio en el que se coloca. Los productos de plástico duraderos siempre cuestan menos que los de acero, y esto no significa necesariamente que sean pobres, sino más bien que seguramente tendrán un rendimiento y una longevidad inferiores a los de una tetera de metal.

Hervidor del termómetro analógico
Hervidor del termómetro analógico

Sin embargo, en lo que respecta al diseño, éste es muy variable, y hay modelos en el mercado que pueden satisfacer las más diversas exigencias de gusto: las teteras pueden, de hecho, seguir la forma clásica de la tetera, o pueden ser modernas e incluir un cuerpo transparente y luces LED, o incluso incluir una amplia gama de colores para elegir, así como una variedad de formas y patrones. Por lo tanto, tendrá que elegir según su gusto y el mobiliario de la habitación donde tendrá que colocar la tetera.

Estructura

La estructura es un parámetro que influye en gran medida en la practicidad de uso de la tetera y su precio. Un hervidor de agua eléctrico sin cable, por ejemplo, ciertamente costará más que uno que no permita ser desconectado de la red eléctrica, pero ofrecerá un manejo y una libertad de movimiento mucho mayores.

Algunos modelos, además, tienen una base giratoria de 360° y, por lo tanto, dejan la tetera libre para moverse y guardarse desde cualquier lado, sin tener que prestar atención a que se ajuste correctamente a la base. Otros elementos que deben evaluarse positivamente son, por ejemplo, la presencia de un filtro de cal, que en algunas calderas es extraíble y lavable, lo que garantiza una operación de limpieza rápida y práctica, así como la presencia de un mango que garantiza un agarre ergonómico y cómodo, incluso si las manos están mojadas.

Hervidor de filtro antical
Hervidor de filtro antical

Para completar una estructura práctica y de calidad, existe ciertamente la presencia de un carrete de cable integrado, que permite almacenar el cable envolviéndolo alrededor de la base para poder colocarlo fácilmente en la cocina, sin largas porciones de cable en las superficies de trabajo, pero también para almacenarlo de forma más ordenada cuando no se utiliza.

3. Resistencia de una tetera

Este factor describe el tipo de resistencia presente en el interior de la tetera, y debe considerarse necesariamente al comprar el producto: tanto si se trata de un producto muy económico como de un aparato con un costo mucho más elevado, cada tipo de tetera que se encuentra actualmente en el mercado proporciona una resistencia interna, que puede variar en tamaño y forma, características que a su vez afectan a su rendimiento, especialmente con vistas a un uso a largo plazo. A continuación, vemos los dos tipos de resistencia que se pueden encontrar y sus peculiaridades:

Resistencia de la “bobina” a la vista:

Siempre está presente en los modelos de precio bajo y medio-bajo y puede estar más sujeta al desgaste con el tiempo. Si se desgasta demasiado, puede acumular cal en el exterior que se libera en el agua caliente una vez hervida. Esta resistencia es visible a simple vista porque está compuesta por una bobina que está dentro del tanque donde hierve el agua.

Resistencia plana:

A diferencia de la bobina visible, este tipo de resistencia está oculta, y para el usuario parece una verdadera placa de acero inoxidable en la base de la tetera. Este tipo es más común en los productos que parten de un rango de precios medios para subir y garantiza un hervido más rápido, así como una limpieza mucho más fácil ya que no está sujeto a la acumulación de cal como el primer tipo.

4. Funciones y uso de la tetera electrica

Aunque el calentador de agua puede parecer un pequeño electrodoméstico muy sencillo, no hay que subestimar el factor que describe sus funciones, ya que éstas pueden ser múltiples y afectar al uso práctico del aparato. A continuación se muestra una lista de todas las funciones que se pueden encontrar en una tetera eléctrica:

Desconexión automática:

Este dispositivo permite que el cilindro se bloquee automáticamente cuando el agua se ha llevado a ebullición y se apague cuando el cilindro se levanta de la base. Esta función está ausente en los modelos que no proporcionan un funcionamiento inalámbrico

Indicador de nivel de agua:

Gracias a este indicador sólo puedes hervir el agua que realmente necesitas sin desperdiciarla. Los modelos más sofisticados también incluyen un indicador del número de tazas que se pueden obtener de ese nivel de agua, para permitir una medición aún más precisa.

Programas preestablecidos:

Es decir, diferentes ajustes automáticos de temperatura, que pueden variar en número de 40 °C a 100 °C. Esta función es exclusiva de los modelos de alta gama.

Mantener caliente:

Esta función también se llama “mantener caliente” y permite calentar el agua durante un corto período después de hervirla para evitar la pérdida de calor si el agua no se utiliza inmediatamente.

Luces indicadoras:

Están presentes en casi todas las calderas eléctricas y sirven para simbolizar, de forma más o menos visible y sofisticada según el coste del producto, que el aparato está funcionando

Tapa de resorte:

Este tipo de cierre permite reabrir la tapa de la tetera con sólo pulsar un botón, proporcionando un amplio espacio para llenar el depósito de agua o para limpiar el interior del mismo.

Sistemas de seguridad:

La función de bloqueo automático de funcionamiento es común a casi todas las calderas mientras que, en los modelos que parten de un coste medio y creciente, encontramos otros sistemas más sofisticados para garantizar una mayor seguridad como, por ejemplo, el aislamiento térmico del mando y los dispositivos para evitar los cortocircuitos o el funcionamiento de la caldera sin agua en su interior.

5. Potencia y consumo

El último factor a tener en cuenta al elegir la tetera para comprar es su potencia y cuánto afectará a su factura al final de cada mes.
Empecemos con la potencia, que siempre se expresa en vatios y varía según el rango de precios del producto: de hecho, los modelos más baratos tienden a tener vatios de alrededor de 1000 W, lo que se traduce en una ebullición efectiva, pero que sin duda lleva más tiempo.

hervidor agua
El poder de la tetera

Por otra parte, las calderas situadas en una gama de precios medios tienen una potencia que oscila entre unos 1300 y 1700 W, mientras que los aparatos considerados de gama alta pueden presumir de unos 2000 W, para alcanzar, en el caso de calderas más sofisticadas, incluso 2500 W.

Seguramente ninguno de estos aparatos tiene una influencia excesiva en el consumo de electricidad, aunque sea difícil de cuantificar, ya que está muy sujeto a la variación del uso personal.

Sin embargo, hay sistemas para ahorrar energía: es el caso, por ejemplo, del indicador de una taza que permite sólo la cantidad exacta de agua necesaria para que una persona hierva. Otra pequeña precaución, es decir, elegir un producto que se apague automáticamente y evite el funcionamiento en seco, también puede ayudar a evitar el desperdicio de electricidad.


Otros factores a tener en cuenta al elegir una tetera

¿Son importantes los materiales?

¡La respuesta es sí! Especialmente en el caso de un electrodoméstico como la tetera eléctrica, que alcanza los 100 °C para llevar el agua a punto de ebullición, es muy importante prestar atención al tipo y la calidad de los materiales utilizados para producirla, tanto en el interior como en el exterior.

Los materiales de mala calidad, en contacto con el agua a alta temperatura, pueden deteriorarse o dañarse fácilmente y, lo que es aún más preocupante, pueden liberar sustancias tóxicas que son peligrosas para ingerir y respirar.

Los materiales utilizados para las calderas son el acero, el plástico y, con menor frecuencia, el pirex, un vidrio de última generación que no sufre cambios de temperatura.

Los modelos de plástico son los más baratos, y siempre es bueno comprobar que no contienen BPA, es decir, que no son tóxicos, así como asegurarse de que, independientemente del material del cuerpo, el mango está bien aislado para evitar quemaduras y accidentes varios. No necesariamente una tetera de plástico es pobre pero, obviamente, siendo el acero una aleación inoxidable, seguramente los aparatos producidos con este material tendrán una vida más larga.

¿Es importante la marca?

Las marcas que hoy en día se ocupan de la producción de hervidores eléctricos de agua son muy numerosas y nuestro consejo es que no se prefiera una marca en concreto porque sea superior a las demás, sino que se recurra a un fabricante conocido y fiable, para tener la garantía de compra de un producto no sólo eficiente sino también seguro en su uso y calidad.

Recuerde que elegir una marca popular (en lugar de ceder a la tentación de gastar menos por un producto supereconómico) significa también tener más garantías para la posventa: si hay problemas técnicos, dudas, piezas de repuesto que encontrar o para cualquier otra eventualidad, siempre puede recurrir al servicio de atención al cliente.

Entre las marcas más conocidas del mercado se encuentran Philips, CuisinArt, Kenwood, Moulinex, Severin, Russell Hobbs y Klarstein.

¿Es importante el precio?

El precio de una tetera eléctrica puede fluctuar mucho. En el mercado, de hecho, encontramos modelos desde un precio de unos 10 euros hasta unos 100 euros.

No se puede pensar que si no se gasta mucho dinero significa que se está comprando un producto pobre y si se invierte una gran cantidad de dinero significa que el producto es de alta calidad: hay que entender por qué un modelo determinado puede costar hasta cinco veces más que otro.

La variación del rango de precios en el que se colocan las calderas depende de diversos factores, tanto estructurales como funcionales y, por lo tanto, el precio es importante porque es un valor indicativo, por ejemplo, de los materiales utilizados y las funciones adicionales de las que puede presumir el producto.

La solución correcta es preguntarse siempre cuáles son sus necesidades y expectativas, a fin de gastar una suma adecuada a su presupuesto y, sobre todo, apropiada al tipo de tetera que elegirá para comprar. De esta manera no correrá el riesgo de tener un producto que sea decepcionante en términos de rendimiento o, por el contrario, demasiado sofisticado para el uso que realmente hará de él.